¿Obsesión por la comida sana?

Hoy en día comemos con regularidad alimentos que nuestros padres no nos pusieron nunca en el plato. No hay que ir tan lejos, rectifico: hoy en día comemos con regularidad alimentos que hace sólo 10 años no sabíamos ni que existían. Los hábitos alimentarios cambian, evolucionan y nuestras mesas son un buen ejemplo. El 16 de octubre fue el Día Mundial de la Alimentación, y la Organización de las Naciones Unidas por la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha lanzado un mensaje: “El clima está cambiando. La alimentación y la agricultura, también”.

El boom de los veganos

Vegetarianos y veganos ha habido toda la vida, pero es cierto que ahora hay más concienciación para reducir el consumo de carne, no sólo para tener mejor salud sino también para no contribuir al impacto que el ganado tiene en el ecosistema. La FAO calcula que la ganadería es responsable de casi dos tercios de los gases de efecto invernadero agrícolas (GEI) y del 78% de las emisiones de metano agrícola. Mucha gente ingiere ahora menos proteína animal y come de forma más sana, pero otros que se vuelven unos radicales del verde y entonces ya cuesta más tener una dieta equilibrada, a pesar de que no es imposible, “siempre que la dieta esté bien diseñada y suplementada con vitamina B12, el único micronutriente esencial que no podemos encontrar en una dieta vegana”, apunta Aitor Sánchez, dietista, nutricionista y autor del famoso blog Mí Dieta Cojea.

Sánchez come de todo, hace una dieta omnívora basada en productos vegetales, “cosa que la evidencia científica define como una plant-based-diet”, especifica, y continúa: “Intento priorizar alimentos saludables, a pesar de que ingiero productos de todos los grupos alimentarios”. Y así como hay alimentos saludables, hay perjudiciales para la salud. Lo que deberíamos hacer todos es comprar comida de calidad  y elaborar una dieta sana y variada.